REALZO

DECORAR UN DORMITORIO INFANTIL CON EL MÉTODO MONTESSORI

Home »  Interiorismo »  DECORAR UN DORMITORIO INFANTIL CON EL MÉTODO MONTESSORI

DECORAR UN DORMITORIO INFANTIL CON EL MÉTODO MONTESSORI

On , Posted by , In Interiorismo, By , With No Comments

¿Qué es el método Montessori?

Hace alrededor de cien años la Dra. Montessori (1870 – 1952) concibió un nuevo método educativo basado en la estimulación y el respeto. Al complementar éste método con su formación en medicina, psicología y antropología, desarrolló su filosofía de la educación basándose en observaciones reales a niños.

El objetivo principal de un programa Montessori es ayudar a que cada niño alcance su máximo potencial en todos los ámbitos de la vida. Permite que el niño experimente la alegría de aprender y asegure el desarrollo de su autoestima. Proporciona las experiencias a través de las cuales los niños crean sus conocimientos y les prepara para las muchas experiencias que ofrece la vida.

Para decorar un dormitorio infantil siguiendo las pautas del método Montessori debes tener en cuenta los siguientes puntos:

  • Los ambientes Montessori deben favorecer la tranquilidad y esto se consigue con los colores suaves, como el blanco o los colores pasteles.
  • Para el niño debe ser fácil moverse por toda la habitación, de manera independiente y sin necesitar la ayuda del adulto.
  • Las paredes no deben estar recargadas con muchos cuadros sino más bien pocos.
  • El mobiliario debe estar a de la altura del niño: mesas y sillas pequeñas, muebles para juguetes y estanterías a su altura…
  • La madera será el material preferente para el mobiliario.
  • No prepararemos igual un dormitorio para un recién nacido que uno para un niño de seis años: el espacio debe adaptarse a la edad y tamaño del niño, y no al revés.
  • La cama debe estar en el suelo o ser lo suficientemente baja para que los menores puedan subir y bajar de ellas sin ayuda.
  • Las máximas son: belleza, armonía, limpieza y orden. Eso se obtiene mediante luz natural, colores neutros y materiales nobles.

Te mostramos nuestro último trabajo de interiorismo infantil utilizando las premisas de éste método:

La zona de juegos

La habitación debe contar con un espacio donde tenga sus juegos y actividades. Para ello, lo mejor es tener muebles a su altura donde el niño pueda tomar y guardar sus juguetes de forma sencilla e independiente. 

En este caso hemos optado por estos dos muebles de madera, que tiene la altura ideal para que pueda jugar en la parte superior y donde los juguetes están agrupados en seis cajas de madera, para que el niño pueda cogerlos de su interior y volver a guardarlo en el mismo sitio.

La zona de lectura

A los niños pequeños les encantan los libros y que se les lea un cuento. Una zona donde los pequeños tengan sus libros es ideal para que comiencen a descubrir el placer de la lectura.

Para conseguir una zona de lectura adecuada pondremos los libros en estanterías a la altura del niño que le permiten ver las carátulas de los libros y así elegir uno. Es importante que el niño llegue a coger los libros y después devolverlos. Como veis en la fotografía no hace falta una gran cantidad de libros, con unos pocos expuestos es suficiente.

También necesitamos un rincón relajado en el que pueda sentarse cómodamente con sus libros, en este caso en una cabaña Tipi, donde además de leer podrá también descansar.

La zona de creación artística

La parte artística es muy importante en el desarrollo del niño, por ello, en la habitación Montessori, es bueno incorporar un espacio de arte. En esta habitación hemos colocado un pequeño escritorio a su altura con dos sillas para que pueda pintar acompañado.

También una pizarra colocada sobre un caballete, que tienen una cara para usar con tiza y otra cara para usar con rotuladores, con lo que podemos irla rotando de forma que el niño pueda usarla de ambas formas y enriquecer su experiencia artística.

La cama

La función de una cama Montessori es permitir al niño que el mismo se pueda acostar y levantar solito, por eso, hasta los tres años de edad, conviene que la cama este ras del suelo. A partir de esta edad se puede colocar una cama no muy alta a la que el niño pueda subir y bajar por sí solo.

Esto brinda gran autonomía al niño, ya que el mismo puede echarse un ratito cuando se encuentre cansado y levantarse el solo por las mañanas y tras la siesta.

En resumen

Con estas pautas podremos construir una habitación Montessori para nuestro hijo, decorándola de forma clara y sin sobrecargas.

La idea es que quede bonita, para que le resulte atractiva al pequeño y quiera pasar tiempo en ella. Que sea práctica, sencilla y no llena de cosas.

Y que la habitación esté adaptada al niño y que él pueda acceder libremente a sus cosas, sea a su cama, sus juguetes, libros…

Deja un comentario